logoceleste

Luto – Se nos fue un pedazo de historia, falleció Efrain «El Negro» Colmán

EFRAIN COLMAN BELLINO (Negro)
Con hondo pesar nos enteramos del fallecimiento de un muy querido amigo, Efraín Colman Bellino, el “Negro” como le decíamos sus amigos.
Se radicó en Nueva Helvecia, junto a su familia, procedente de “Parada Olivera”, Ruta 2, Departamento de Soriano. Casi de inmediato se vinculó al Club Plaza y a todo el grupo de amigos del Club, junto a sus hermanos Alfonso (Quito) y Lilia.
Jugó por esa época al básquetbol en el Helvético A. Club y al fútbol en el Club A. Plaza como arquero (lo recordamos con el buzo del Nº 1 en la espalda).
Se convirtió de inmediato, en pilar de la actividad directriz y deportiva de la institución, siendo de esas personas que se consideran imprescindibles en todo grupo humano, siempre dispuesto, en todo momento a servir en la función que fuere.
Plaza siempre fue Club de familias y un ejemplo de ello, fue la familia Colman Bellino.
Cuando se produjo la fusión fallida con el Helvético A. Club, con toda su familia se volcó al Club.
A partir de allí se convirtieron en trabajadores incansables por la causa placista, a la que se agregó su hermana Lilia, fallecida tiempo atrás. Efraín llegó a presidir al Club en la época posterior al intento de fusión con el Helvetico.
Efraín al igual que Quito estuvo en la apertura de la primera sede, en el local que se le alquilara a Alfredo Werner y en los posteriores beneficios para su alhajamiento.
Integró el grupo escindido del Helvético A. Club, que junto a Chubi Naviliat, iniciaron la práctica del básquetbol en el Club y la afiliación a la Liga Helvética de Básquetbol, Zona Lb, integrando a su vez, el primer plantel de Basquetbol de Mayores de la Institución.
Recuerdo la época en que la Institución mantenía la actividad del fútbol, en la que Efraín integró la terna de delegados ante la Liga Helvética de Fútbol, con Juancito Meller y quien escribe.
Activo dirigente de siempre, estuvo en primera línea cuando la colocación de bonos colaboradores que permitieron financiar las obras que luce hoy con orgullo la Institución, como la adquisición del predio, la construcción del gimnasio, la compra de la casa, así como la construcción de la actual sede social.
Siempre recordamos una anécdota que vivimos con el Negro, en una época de esas de Iliquidez económica que afectaba al Club, después que se había dejado el futbol y habia caído en inactividad.
Hará de esto cuarenta años tal vez, estábamos con Efraín una tardecita, observando aquel proyecto de cancha de básquetbol al aire libre que queríamos construir, ubicada al costado de la vieja casona que hacia de sede, en el predio adquirido unos años antes, con frente a la calle Guillermo Tell. Esa cancha nunca la pudimos terminar, en realidad por la falta de recursos que teníamos en el club en esa época. Y mirando esa cancha inconclusa de piso de tosca, pensábamos cómo terminarla. Le habíamos colocado unos caños gruesos que conseguimos, ridículos, que apenas sostenían unos tableros de madera que se balanceaban por su peso. Soñábamos con los ojos abiertos… con un… gimnasio cerrado… si se pudiera… estaba tan, pero tan lejos…. costos casi inalcanzables…… Siempre recuerdo esa tarde en que ni se nos pasaba por la mente que años después se construiría el hoy coqueto gimnasio del Club.
Efraín tuvo a su cargo junto a Lilia, por varios años la Cantina Social y salón comedor, en época que todavía recordamos, por el buen servicio y la fina atención a quienes visitaban la Institución y que permitió acercar innumerables allegados.
Efraín se mantuvo activo e integrando el Consejo Directivo hasta el momento mismo en que se vio afectada su salud.
La partida física de Efraín enluta a nuestra institución. Seguramente junto a Horacio Zerpa, Gualberto González Berois, Tomás Manrique, Tigre Curbelo, Pato González, Milton Carbajal, Orlando Hornes, Gogo Romano, Chubi Naviliat, Rogelio Curbelo, su espíritu estará dándonos desde el cielo, las energías necesarias para seguir construyendo la grandeza del Club Plaza que todos ellos forjaron con su dedicación y esfuerzo.
Que descanses en paz Efraín, siempre estarás en el recuerdo dentro de la Institución y de todos los que fuimos tus amigos.
Chiche Font

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.